Mayo, El “agosto” De Los E-commerce De Hogar Y Decoración

¿Cuál es el coste por tiempo y atención en publicidad online?

El modelo publicitario en Internet está en continua evolución. A las necesidades de anunciantes y soportes se unen los hábitos de los usuarios, que reaccionan y obligan a reaccionar al mercado. Ha pasado, por ejemplo, con el abuso de la publicidad intrusiva, que ha derivado en un uso masivo de bloqueadores de anuncios y ha aumentado el coste por tiempo y atención en publicidad online.

Acción y reacción. Hace unos días, la Asociación Española de Anunciantes, IAB Spain, firmó un acuerdo con la Asociación de Agencias de Medios para evitar publicidad web con contenidos o servicios que sean declarados ilegales. Esto aquí, en Reino Unido han puesto en tela de juicio los modelos publicitarios basados en el CPM (coste por mil impresiones) y el CPC (coste por clic) y ya proponen otro en el que el cobro esté supeditado a la atención real que los usuarios prestan a las creatividades.

El tiempo cuenta. Mucho. Tanto que medios como ‘The Economist’ y ‘Financial Times’ han empezado a aplicar en sus tarifarios el CPH o coste por hora. ¿Qué buscan? Una publicidad de más calidad en la que los anunciantes ganan (pagan por la atención real de sus potenciales clientes) y los soportes también (venden sus zonas publicitarias a un precio mayor).

Tiene sentido lo anterior si tenemos en cuenta que el 56.1% de los anuncios que se publican en Internet jamás son vistos por nadie, lo que frustra a las marcas y echa por tierra sus presupuestos de marketing.

El modelo CPH computa hasta el momento impresiones que generen entre 5 y 30 segundos de vista activa. Para que esta contabilice el usuario tiene que interactuar: desplazarse moviendo el ratón, hacer clic, etc.

Opciones hay más, los medios valoran también modelos como el coste por segundo y otros. Lo que está claro es que interesa la atención que los usuarios prestan a la publicidad. Esto es lo importante… y tiene todo el sentido del mundo. Renovarse o morir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *