Braun, El Origen Del Diseño Apple

Braun, el origen del diseño Apple

¿Por qué la marca Apple está en la cima? ¿Por qué tiene ese halo y esa reputación? Muchas empresas que tienen tantos o más recursos que la compañía de Cupertino no pueden comprar ese aura, no tienen un éxito ni lejanamente parecido y puede que incluso hayan dejado de soñar con conseguirlo.

Los de la manzanita de Darwin son productos que funcionan bien, muy bien o sorprendentemente bien si los comparamos con los de la competencia. Por otra parte tienen un diseño cuidado al máximo. Una estética a la que ahora llamamos minimalista, que es el nombre guay para el diseño racionalista o funcional. Este diseño es el que da alma a los productos. Y si a esta base la dotamos de un potente y personal motor de marketing en internet… ¡¡¡BOOM!!!

Centrémonos, que he venido aquí a hablar de… diseño.

A un producto le pides que funcione. Pero si le dotas de diseño le estás dando alma, una personalidad.

El diseño es uno de los pilares de la marca Apple, algo por lo que será recordada. Algo por la que es reconocida. Algo por la que es adquirida. Algo por la que es única. Algo por lo que tiene valor. Algo por lo que en vez de consumidores ha logrado tener fieles.

No ha habido otra empresa tecnológica (venga… algunas sí) que haya trabajado tanto el diseño y el acabado del producto, y por ello ha llegado a ser lo que es. Abre camino y fuerza al resto de compañías a apostar por el diseño.

¿Pero de verdad son la vanguardia? ¿Son los más originales y han inventado la rueda? PUES NO.

El diseño de Braun frente al de Apple

Toda creación nace de experiencias, de una cultura, de algo que te inspira y te sirve como base para crear algo nuevo.

Braun, el origen del diseño de Apple

En el caso de Apple, aunque sea Steve Jobs al que se le atribuyen cualidades casi milagrosas, es Jonathan Ive quien lleva las riendas del diseño desde 1997 aunque entrara en Apple en el año 92.

Es el propio Jony Ive quien no tiene ningún reparo en decir que él se inspira en Dieter Rams, diseñador industrial alemán nacido en 1932. Éste fue director de diseño de Braun desde los años 50 a los 70. El diseño según Dieter debe responder a la máxima “menos, pero con mejor ejecución”. Y es el mismísimo Dieter quien asegura que la única compañía que sigue al pie de la letra sus diez principios es la de la manzana. El origen del diseño de Apple, en el fondo, no es tan original.

Y ahora llega el shock de ver en imágenes la influencia de los diseños realizados por Rams para Braun durante el siglo pasado y compararlos con los recientes productos de Apple. Influencia, inspiración, copia… ese debate es secundario, pero si vas a copiar, copia de los mejores.

Braun, el origen del diseño de Apple

Braun, el origen del diseño de Apple

Braun, el origen del diseño de Apple

Braun, el origen del diseño de Apple

Rams fue una figura clave en el renacimiento del “diseño funcionalista alemán” de finales de la década de 1950 y 1960. Se convierte en el jefe del equipo de diseño de Braun, llevando a esta empresa a un racionalismo que pronto se convertiría en su imagen de marca. Sus trabajos han encontrado sitio en varios museos del mundo, incluyendo el MoMA de Nueva York. Trabajó para Braun A.G. durante más de 30 años, hasta su retiro en 1998.

Los diez principios del buen diseño, según Dieter Rams

1) Es innovador

Es improbable agotar las posibilidades de innovación en el diseño debido a que el desarrollo tecnológico continuamente ofrece nuevas oportunidades.

2) Provee de utilidad a cada producto

El objetivo primordial de un producto es su utilidad. Su diseño es primordialmente práctico y de manera secundaria tiene que satisfacer ciertos criterios de carácter psicológico y estético.

3) Es estético

La calidad estética de un producto forma parte integral de su utilidad ya que los productos utilizados cotidianamente tienden a tener un efecto indirecto en las personas y su bienestar.

4) Hace un producto comprensible

Un buen diseño simplifica la estructura del producto y lo predispone a expresar claramente su función mediante la intuición del usuario.

5) Es discreto

Todo producto y su diseño debe de ser simultáneamente neutro y sobrio. Su sobriedad y neutralidad tienen como objetivo el proveer un espacio de expresión para el usuario. No confunde la identidad de sus productos con objetos de decoración ni con obras de arte.

6) Es honesto

Un diseño honesto nunca intenta falsificar el auténtico valor del producto dado. En ningún caso trata de manipular al consumidor mediante promesas.

7) Tiene un valor duradero

Toda moda es inherentemente pasajera y subjetiva. La correcta ejecución del buen diseño da como resultado productos inherentemente objetivos y anacrónicamente útiles.

8) Concibe exhaustivamente hasta el último detalle

Dieter Rams establece esta regla de manera absoluta: un buen diseño nunca deja nada al azar, dado que el cuidado y la exhaustiva precisión de cada detalle expresa el respeto de los diseñadores para con sus consumidores. Cada error es una falta de respeto.

9) Respeta el medio ambiente

Mediante la conservación de los recursos y la reducción al mínimo de la contaminación física y visual durante el ciclo de vida del producto.

10) Es diseño en su absoluta mínima expresión

Su paradigma: “Menos, pero con mejor ejecución”… eliminar todo aquello que no es esencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *