De Inbound Marketing Y Seres Humanos: B2H

De inbound marketing y seres humanos: B2H

Simplificando un poco, el B2C (business to customer) se fundamenta en trabajar la percepción de tu propia marca en la mente de tus clientes siguiendo estrategias de push y pull, el B2B (business to business) se basa en la consecución de leads y el B2B2C presenta un modelo híbrido con una estrategia que mezcla los dos anteriores. Y el inbound marketing encaja en todos lados.

B2B2C

Suena a nombre de androide, pero el B2B2C es el pan nuestro de cada día.

Pero “somos personas y tenemos sentimientos”. Lo dicen los tronistas, pero es una verdad como un templo y su acepción en el marketing actual es fácil de entender pero difícil de dominar. Porque en el fondo, el B2B y el B2C son más parecidos que diferentes, y la decisión de adquirir un producto/servicio u otro (durante lo que San Google llama el Zero Moment of Truth) se produce en la mente de individuos humanos. Y en ambos casos, gana el que sea capaz de ofrecer al usuario una atención más humanizada.

Ayudar, no vender

Que sí, que en el fondo un negocio se dedica de alguna manera u otra a vender, a convertir, a facturar. Pero no es esa la percepción óptima que debemos dar al usuario. En el momento en el que una persona que se encuentre dentro de nuestro embudo de conversión tiene la sensación de que estamos aquí para ayudarle a solventar su necesidad de la manera que más se ajuste a sus intereses, y no a colocarle el producto o servicio que más margen nos aporta, el usuario tiende a vernos más como a un grupo humanizado que como a una distante compañía. Y entra en juego el B2H.

De tú a tú

¿Y cómo destacar en un estándar de marketing en el que el trato humano es el protagonista? Se empieza por un profundo conocimiento del mercado en el que estamos funcionando, y más concretamente, del usuario. Conocer al comprador nos permite empatizar con él, y a partir de ahí tendremos una autoridad más sólida en la mente del consumidor a la hora de asesorarle sobre nuestro catálogo.   

¡Enriquece tu lead con inbound marketing!

Conociendo al usuario nos damos cuenta, por supuesto, de que cada uno es distinto y tiene sus particularidades. Por eso no tiene sentido hablar de B2H si no somos capaces de dar a cada uno de ellos un trato particular. Hoy en día existen herramientas que nos permiten, a través del inbound marketing, enriquecer nuestros leads y armarnos de información de valor para terminar enfocando la venta final de una u otra manera.

Conocer el tiempo disponible, presupuesto, necesidad y autoridad de una persona a la hora de tomar la decisión de compra dentro de su compañía será vital para saber si un contacto es un “hot lead” y está listo para ser derivado a ventas o necesita un poco de mimo y tiempo dentro de nuestro circuito de marketing automatizado. O lead nurturing, que dicen los anglófilos y la gente de bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *