Guía De Marketing Digital

¡Ya disponible nuestra Guía de Marketing Digital!

La vida es dura para las jovencitas startups y las pymes de este país. Pero Internet se ha cargado el modelo tradicional, y este tipo de empresas tienen cada vez menos razones para llorar y más para sumarse a la transformación digital. Ahora empresas de todo calibre y calado pueden hacer publicidad a un coste mucho más moderado, segmentando al detalle la audiencia a la que se va a impactar y con unos efectos perfectamente medibles.

Pero ni todo vale ni cualquiera puede triunfar en esta jungla llena de oportunidades con solo chasquear los dedos y abrirse un blog, una fanpage y meter mil duros en Adwords. Por eso hemos elaborado una Guía de marketing digital, para arrojar un haz de esperanza y lucidez al empresario nobel en estas disciplinas y para sentar un poquito de cátedra, que el marketing digital nos mola un rato. Y sacar pecho, más.

Os contamos brevemente de qué va:

¿A dónde vas sin media strategy?

Una buena historia empieza por el principio, y una campaña de marketing de primer orden comienza con un análisis y una estrategia. No tiene sentido emprender acción de marketing alguna sin haber definido antes unos objetivos que vayan en consonancia con la estrategia general de la compañía. Y para ello, es preciso sentarse frente a un ordenador con acceso a internet y dar respuesta a estas preguntas: ¿Cuáles son los stakeholders más relevantes del sector? ¿Qué peculiaridades existen en mi mercado? Y, lo más importante, ¿quién es mi target?

Conocer el comportamiento de tu Buyer Persona y saber qué terminos utiliza para acceder y utilizar servicios similares al tuyo te permitirá estar en su misma página y hablar el mismo idioma. A partir de ahí, llega el momento de elaborar un plan de acción para los usuarios que se encuentren en las distintas fases del funnel de conversión, el embudo de toda la vida.

Atrae, convierte, repite

La publicidad de pago está bien para lograr resultados a corto plazo (push). Pero atraer a nuestra audiencia mediante contenidos de calidad asienta nuestra presencia a medio y largo plazo. Por eso nos gusta combinar ambas disciplinas. A nivel de resultados trabajamos para optimizar el coste de adquisición final. Y buscando la atracción, o pull, captamos a través de un plan de SEO elaborado, siendo la hormiga en vez de la cigarra y haciendo un content marketing que aporte valor al que lo consume y que a la larga sea nuestro target quien quiera visitarnos. Y por supuesto, seguir una social media strategy para conectar con nuestro target en un ámbito en el que todos nos entendemos: las redes sociales.

Después llega la fase más crítica: una vez hemos captado la atención del usuario, toca persuadirle a que registre y a que compre, convirtiendo nuestro trabajo previo en resultados tangibles de negocio. Conocemos docenas de técnicas y tools de marketing automatizado e inbound marketing para convertir una inocente cookie en un ticket de venta

Y el que piense que en la venta termina todo, está gravemente equivocado. En ese momento comienza el reto no solo de retener al cliente, sino de convertirle en un fiel abogado de nuestra marca en círculos sociales y, ya para nota, un autor de crítica favorable para nuestros productos o servicios. ¿Cómo? Social media, email marketing, programas de fidelización, referral marketing… nos las sabemos todas.

 

Pero contamos esto mucho mejor en nuestra Guía de Marketing Digital. ¿Por qué no te la descargas y le echas un vistazo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *