Engagement: Contenidos Y Redes Sociales

Engagement: contenidos y redes sociales

El último estudio de la empresa especializada en marketing de contenidos Trackmaven revela que el número de posts, fotos y vídeos en blogs y redes sociales aumentó un 34% en 2015, mientras que el engagement (o lo que es lo mismo: la interacción de los usuarios con la marca), disminuyó un 17% en el mismo periodo de tiempo.

Trackmaven analizó para su informe hasta 50 millones de contenidos de 22.957 marcas de distintos sectores. Las piezas fueron publicadas en Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, LinkedIn y blogs variados, obteniendo como respuesta un total de 75.700 millones de interacciones.

Se da la circunstancia de que el porcentaje de mensajes emitidos fue aumentando mes a mes durante el año anterior, pero el ratio de interacción no lo hizo en consonancia. Sin embargo en octubre, el mes más activo, el engagement cayó a sus niveles más bajos: 2,19 interacciones por cada 1.000 seguidores de media.

Facebook mejor que Twitter, Instagram más eficaz

A la hora de hablar de plataformas, destacamos que Facebook ofrece casi el triple de engagement que Twitter. La red social de Mark Zuckerberg mantiene una media de tres interacciones por post (1.000 seguidores), aunque son datos condicionados por el aumento de los contenidos patrocinados.

El mejor ratio de respuesta lo presenta Instagram, que comenzó 2015 con 34 interacciones para cada actualización por 1.000 seguidores, media que fue decreciendo.

Twitter y LinkedIn se mantuvieron más estables a lo largo del año, pero los usuarios de estas plataformas se implican menos que los de las anteriores.

Conclusiones

¿Más es mejor? Evidentemente, no. Más es mejor solo si es efectivo. La saturación de contenidos es a menudo contraproducente. No sirve la sobreinformación desordenada cuando nuestros seguidores ni consumen ni comparten.

Es necesario reflexionar sobre la estrategia y definirla sobre la segmentación y los objetivos. Tenemos que preguntarnos qué quiere nuestro público objetivo y llegar a él con contenido creativo y de interés. “Disparar” menos, pero afinar la puntería para hacer más veces diana.

Es importante además examinar el contexto y los canales, en continua evolución. Así, por ejemplo, otorgarle al smartphone la enorme importancia que va adquiriendo y contemplar igualmente partidas económicas destinadas al engagement de pago, compatible con el orgánico y cada vez más necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *