Espectacular Bilbao Web Summit 2011

Espectacular Bilbao Web Summit 2011

Han sido dos días muy intensos, y ahora toca pasar a limpio las ideas, las sensaciones, y ver qué poso ha dejado esta cumbre tan espectacular que ha sido esta edición de la Bilbao Web Summit. Y decimos “espectacular” porque lo merece. Impresionante puesta en escena, grandísimos ponentes, gente con mucho que decir y que enseñar y buenos temas sobre el tapete que dieron de qué hablar.

Nos encantó el papel de Chris Shipley como directora de orquesta, curtida veterana que supo poner contra las cuerdas a los más comodones cuando su discurso perdía gas. Muchos sufrieron para ganarse las lentejas.

En nuestra opinión sobraron unos cuantos momentos de autobombo, demasiada promo a veces más allá de lo esperado. Pero ahí estaban los galones de los grandes showman, los que tienen tablas detrás de un estrado, dejando en pañales a los meros lectores de discursos cuya única contribución fue convertirse en leña para el Twitter, y sin quererlo, conseguir que nos divirtiésemos un poco…

Recordaremos los buenos momentos que nos dio Charles McCathieNevile (¡así se vende una empresa!), Gumersindo Lafuente, el show de Brian Wong, y como no, el respeto que infunde Tim Berners-Lee, el “aita” de la World Wide Web.

Al verlo, nos imaginábamos que dentro de unos años aparecerá su nombre en los libros de historia, como en los nuestros salía James Watt, o Johannes Gutenberg, por la revolución que causaron sus inventos. Y podremos decir que le conocimos, que tuvimos la oportunidad de escucharle, y ver cómo nos contaba el origen de todo esto, cómo hace 21 años lo que hoy todos conocemos solo era un proyecto más encima de su mesa.

Creemos que el BWS11 ha tocado muchos palos, y sabemos que es imposible tocarlos todos, pero hemos echado de menos algunos, sobre todo dos: los juegos y el Social Media. No podemos hablar del Internet de hoy, y menos del Internet de mañana, sin hablar de ellos. Decepcionante el bloque dedicado al ecommerce, aburrido y predecible. Nada nuevo. La única hora en la que no tomamos ninguna nota.

Nos quedamos con las ponencias de los miembros del consorcio W3C, con temas que estábamos deseando tocar. Todo un lujo.

Aunque interesante, tampoco nos convence el enfoque que vimos en el bloque de educación. Como ya quedó claro en otras ponencias, tenemos que centrarnos en su aplicación, en las experiencias reales que hay detrás de su uso, pero no hablar de ella como un fin en sí mismo. La educación tiene una metodología concreta (mejorable por supuesto), unos actores necesarios, y no creemos que funcionen algunas de las ideas presentadas respecto al emprendizaje social. Hay que bajar a las aulas y hablar con los profesores, con los editores que crean los contenidos, y entender sus mecanismos. Que no son simples desde luego… Hay mucho trabajo aquí, sobre todo de adaptación.

¡Eskerrik asko Xavier, aupa tú y todo tu equipo!